Calderón y la piratería

Y siendo así que la impresa comedia de este año arranca la raíz que, repetida, pudiera dar frutos el que viene: ¿quién duda que su perjuicio obligue a restitución casi imposible? ¡Oh señor, que son coplas y no alhajas y no hay que hacer escrúpulo de comprarlas ni venderlas! ¿Quién te ha dicho, ignorante, que hay tan baja materia que, como sea caudal de uno, pueda otro disiparla? Y si no, dime si tú, con licencia de su dueño y privilegio del Consejo, imprimieras un libro de comedias y otro subrepticiamente se sacara a la luz, ¿no pudieras en justicia repetir el daño? Pues ¿cómo quieres que sea parva materia cuando las compras y materia grave cuando las vendes, y con segundo fraude a quien se las lleva, pues prometes el crédito de uno y entregas el de otro?

Pedro Calderón de la Barca

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Calderón de la Barca, Crítica textual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s